• Escríbenos

Para sacar el mejor provecho de tu proyecto, debes darle cabida al asesoramiento y trabajo en grupo con otros profesionales, expertos en distintas áreas. Independientemente del tipo de proyecto que estés a punto de desarrollar, se te van a presentar un abanico de opciones respecto a profesionales que se adecúen a tu situación.

Si la oportunidad que tienes al frente comprende la construcción, adición o remodelación de una infraestructura, los profesionales con los que puedes contar, ya que se adecúan mejor al área del diseño, son arquitecto, diseñador y dibujante. Cada uno de estos profesionales pueden desarrollar las funciones en esta fase del proyecto, sin embargo, también poseen una serie de habilidades y características que los diferencian uno del otro.

La manera en cómo se desarrollará y los requisitos que se necesitan en la fase de diseño de tu proyecto puede diferir un poco de acuerdo a las jurisdicciones locales y las situaciones particulares del mismo, es por ello por lo cual, a veces, puedes prescindir de un arquitecto y delegar estas funciones al dibujante o diseñador.

A continuación, los Arquitectos Locales te detallamos algunas de las diferencias más destacables que serán de mucho interés y gran consideración al momento de elegir entre un arquitecto, diseñador o dibujante.

Las principales diferencias entre un arquitecto, diseñador y dibujante

Educación, capacitación y licencias

El nivel de educación, capacitación y las licencias que poseen estos tres tipos de profesionales difieren considerablemente. 

El arquitecto registrado es un profesional con licencia para diseñar, además, es aquel que posee un nivel superior de educación y capacitación, acreditado por una universidad, lo cual le atribuye las licencias para realizar, entre otras, actuaciones legales. Un buen arquitecto se ocupa de hacer cursos anuales referentes a su profesión para mantener las licencias.

Respecto al diseñador, este no es un profesional con licencia para diseñar. Si bien es cierto que la trayectoria y el concurso universitario puede ser similar, no son graduados con título de arquitecto. Muchos arquitectos iniciaron su carrera siendo diseñadores arquitectónicos, pues es posible que la capacitación para arquitecto y la obtención de licencias se prolongue por algunos años. De igual forma, para que un diseñador lleve a cabo sus funciones, puede prescindir de estas licencias y trabajar en equipo con un arquitecto.

El dibujante, en cambio, no requiere ningún tipo de nivel educativo especifico, capacitación o licencias. Generalmente, ellos perfeccionan sus habilidades gracias a la mera experiencia y mediante la realización de cursos, certificaciones o diplomados particulares. Su capacitación es, casi siempre, dirigida a la redacción de dibujos y no precisamente al diseño arquitectónico, sin embargo, suelen ser buenos en la conversión de estos mediante asistentes virtuales.

Actuaciones legales

Entre las diferencias más resaltantes y de mayor impacto al momento de escoger entre un arquitecto, un diseñador y un dibujante, es la capacidad de realizar actuaciones de ámbito legal y la responsabilidad que esto supone. En este sentido, las diferencias las podemos dividir en un rango más general, entre la capacidad de los arquitectos, particularmente hablando, y la capacidad de diseñadores y dibujantes por igual. 

Un arquitecto debidamente registrado tiene la capacidad y la responsabilidad de la obra frente a organismos jurisdiccionales y administrativos de la región o país. Para determinados proyectos, es necesaria la obtención de permisos especiales que, en la mayoría de los casos, solo se despachan cuando el diseño posee el sello de un arquitecto registrado, lo cual le proporciona una gran ventaja a la profesión de la arquitectura. 

Entre las funciones que puede desarrollar un diseñador y un dibujante no están las actuaciones legales; bajo ninguna circunstancia estas figuras tienen la facultad de proporcionar el portafolio de documentos de diseños sellados por ellos al departamento de construcción. Si bien es cierto que en algunas regiones no es necesaria la existencia de estos sellos para llevar a cabo la materialización del proyecto, la regla general es que sí se necesitan. 

Riesgo y exposición a responsabilidades

Las experiencias de estas profesiones incrementan las diferencias entre sí, creando ventaja entre unas y otras, sin importar el nivel académico. Un arquitecto con pocos años laborando no será igual, jamás, que la de un veterano de cualquier profesión del diseño, sea diseñador, dibujante o arquitecto.

Los niveles educativos y los cursos intensivos del arquitecto son propicios y lo preparan para muchas y determinadas situaciones, sin embargo, es en la práctica donde se aprende sobre construcción y relaciones laborales, entre otras cosas, lo cual puede ser una ventaja para un diseñador o un dibujante con más años en el mercado laboral. 

A pesar de ello, una de las diferencias más importantes es a quién se le exige mayor funcionalidad, eficacia y responsabilidad. Esto recae en el arquitecto debidamente registrado; legalmente se espera más de él, haciéndolo responsable no solo de las actuaciones legales como lo mencionamos anteriormente, sino también en la protección de la salud, seguridad y bienestar público. Cuando el portafolio de diseños se encuentra sellado por el arquitecto, se hace la promesa de cumplir y velar por cada uno de estos detalles. 

Con respecto a diseñadores y dibujantes, sobre ellos no recae legalmente este tipo de responsabilidades, y aunque no lo excluyen de padecer represalias, resarcir cualquier daño podría ameritar tramites mucho más complejos. No obstante, esto también supone una prohibición para el diseñador o dibujante que pretenda darse a conocer como arquitecto o arquitecto interno, pudiendo ser multado por la junta o el colegio de arquitectos de su región.

Funciones y habilidades generales

Para culminar con las diferencias, podemos hacer mención de manera general sobre las funciones que va a desempeñar un arquitecto, un diseñador y un dibujante.

Arquitecto

Existen otras diferencias, más allá de aquellas referentes a diseño, que son evaluadas al momento de obtener el registro como arquitecto. Este profesional, a grandes rasgos, puede gestionar, asesorar y supervisar todas y cada una de las fases del proyecto, por lo cual también tiene amplios conocimientos en los procesos, principios, metodologías y avances tecnológicos de su profesión, incluyendo aquellos que respecten diseño, sistemas de construcción, aprobaciones legales, salud, seguridad, bienestar y relaciones laborales con profesionales que garanticen el éxito de tu proyecto. 

Diseñador

Las funciones y habilidades de un diseñador pueden ser múltiples y variadas, dependiendo completamente de su educación y capacitación, lo cual abre una cantidad muy amplia de diferencias entre los mismos diseñadores. 

Ahora bien, un diseñador se puede especializar en diseño de interiores, industrial, de espacios o, inclusive, arquitectónico, y muchos otros; por ello es importante tener en cuenta que, en muchos casos, los diseñadores que se especialicen en un área (como las mencionadas) no van a ser de gran ayuda para la funcionalidad del diseño cuando difieran en la tipología su especialización.

Dibujante

Lo que caracteriza a los dibujantes es su competencia y técnica en la documentación y entrega; son especialistas, además, en la conversión de sus dibujos a mano y bocetos en dibujos técnicos que son los ideales para el diseño arquitectónico y la posterior materialización del mismo. 

A grandes rasgos y en términos de diseño, un dibujante con experiencia puede realizar algunas de las funciones características del diseñador o del arquitecto, sin embargo, no todas. Lo que podría nivelar las diferencias entre estos profesionales son las habilidades de los dibujantes en el uso de software de diseño y dibujo asistido mediante herramientas tecnológicas, siendo mucho más sencillo la creación y transformación de los dibujos para el diseño de la obra. 

Ahora bien, un diseñador y un dibujante pueden tener la habilidad no solo de dibujar, sino también de entender lo que comprende la materialización o construcción de edificaciones con distintas tipologías, por lo tanto, los dibujos y el diseño pueden ser considerablemente buenos y eficientes, no obstante, detalles de productividad y funcionalidad van a depender y variar de acuerdo a otros factores. A pesar de ello, es oportuno mencionar que las habilidades y capacidades no se van a equiparar o igualar con el nivel de un arquitecto. 

¿Cuándo es necesario un arquitecto?

En términos generales, la contratación de un arquitecto es fundamental cuando se realizan proyectos de gran o mayor envergadura como es la construcción desde 0, o la remodelación de edificaciones importantes a nivel público y aquellas que supongan una variación o alteración esencial; igualmente es necesario cuando el ordenamiento legal de tu región o país así lo solicite. 

No obstante, este tema puede generar muchas dudas respecto a si es necesario o no cuando se trate de adiciones o remodelaciones en infraestructuras menores, como viviendas. En otro post, el equipo de Arquitectos Locales, ha podido detallar más ampliamente en qué circunstancias es necesaria la contratación de un arquitecto. 

Contratar a un arquitecto no es, en todas las situaciones, una obligación. Los Arquitectos Locales estamos conscientes del gasto adicional que los servicios van a generar en tu proyecto, es por ello que ofrecemos la gestión total a proyectos menos asistidos, tomando en consideración que cada etapa, previa o posterior a la construcción, es completamente importante para mejorar la calidad de vida y productividad de los propietarios.

Si a diferencias nos referimos, la contratación de otros profesionales, como un diseñador o dibujante, puede suponer un gasto menor, sin embargo, la relación entre costos de honorarios y beneficios que aporta un arquitecto es proporcional; un buen diseño, plasmado de la manera correcta, podría suponer reducción en los costos a mediano y largo plazo, mejorando el resultado final. Los Arquitectos Locales te recomendamos evaluar escoger al profesional que mejor se adapte a tus necesidades.