• Escríbenos

Saber con exactitud cuánto cobra un arquitecto por sus servicios, sin haber solicitado una entrevista con alguno, sin conocer el proyecto y sin haber evaluado los detalles importantes como la zona, tipología y requisitos legales, es prácticamente imposible.

Sin embargo, los Arquitectos Locales queremos enseñarte de qué forma puedes saber, aproximadamente, cuánto cobra un arquitecto por sus servicios, cómo decide las tasas o tarifas, cuál podría ser la mejor opción y el nivel de desempeño de sus servicios de acuerdo con tu proyecto.

Formas en las que cobra un arquitecto por sus servicios

Tarifas según distintas estructuras

Las estructuras para determinar cuánto cobra un arquitecto por sus servicios son mucho más complejas de lo que se cree, pues existen factores como los años de experiencia y las especializaciones realizadas que van a agregar valor a los servicios del arquitecto, o factores como el diseño del proyecto que van a determinar un valor completamente distinto, de acuerdo con las características del mismo. 

Cada arquitecto cobrará su trabajo de una forma distinta, por lo tanto, no existe una manera correcta o incorrecta y solo queremos enseñarte una pequeña guía para que el cobro de los honorarios no te tome desapercibido.

Tarifas basadas en porcentaje

Este tipo de estructura suele utilizarse especialmente cuando se contrata a un arquitecto por servicios completos, o sea, la gestión total de un proyecto arquitectónico, de principio a fin.

Para determinar cuánto cobra un arquitecto que utilizan tarifas basadas en porcentajes se utilizan distintas variables como presupuestos, tamaños, tipologías y alcance los servicios. El porcentaje específico se establece al inicio de la obra, evaluando un aproximado del costo de construcción, pero no del proyecto en general. Sin embargo, es importante resaltar que este porcentaje puede ajustarse con el paso del tiempo; un proyecto arquitectónico puede tomar años, por ello es necesario para el arquitecto hacer los reajustes de acuerdo a los procesos. 

Por ejemplo, los porcentajes más utilizados en proyectos residenciales van entre 8 % y 20 % del costo de la construcción, ubicándose entre el rango más alto los servicios de renovación, adición y diseño especial; y, por el contrario, siendo más bajos los porcentajes en aquellos proyectos de mayor envergadura y presupuestos pero que suponen un alcance similar al de cualquier otro proyecto residencial. 

A su vez, podemos hacer una diferenciación entre el nivel del diseño arquitectónico, como lo detallamos a continuación de acuerdo con la estructura de tarifas basada en porcentajes.

Diseño arquitectónico con alto nivel de diseño

Para aquellos proyectos completamente personalizados, los arquitectos suelen contratarse para llevar a cabo los servicios completos con un alto nivel de diseño, enfocándose de manera minuciosa en los detalles

En estos casos, los honorarios de un arquitecto son bastante elevados, especialmente por la cantidad de tiempo y documentación que supone su servicio. El costo de la construcción de estos proyectos también suele ser muy elevados, pudiendo encontrarse las tarifas de diseño entre el 15 % y el 20 % del costo de la construcción.

Diseño arquitectónico con moderado nivel de diseño

En los proyectos donde se requiera un nivel moderado de diseño, el arquitecto sigue prestando el total de sus servicios: no obstante, el detalle del diseño y los planos no son tan minuciosos como en el caso anterior, por lo que pasa un poco más rápido a la fase de documentación y a la supervisión de la obra

Cuánto cobra un arquitecto por servicios con un nivel de diseño moderado depende en gran medida del costo de la construcción que, en estos casos, varía demasiado; se calcula que, aproximadamente, un arquitecto puede cobrar entre el 12 % y el 15 % del costo de la construcción.

Diseño arquitectónico con básico nivel de diseño

Cuando alguien requiere de este nivel, es porque la necesidad de un arquitecto oscila principalmente en el ámbito legal, o sea, cuando se requiere del sello de un arquitecto en los planos del diseño para conseguir ciertos permisos. Los detalles que en estos planos aparecen son únicamente los esenciales para transmitir la información del proyecto. 

Los honorarios en estos casos son los más bajos, y pueden ir desde 8 % hasta 12 % del costo de producción

Tarifas por hora

Por lo general, en los contratos se establece una tarifa estándar de facturación que va a ser determinante al momento de saber cuánto cobra un arquitecto por sus servicios, ya que la fórmula que utilizan para cada caso individual es el número de horas trabajadas en el proyecto, multiplicado por la tarifa estándar de facturación.

Muchos arquitectos prefieren este tipo de tarifas pues se asegura de que todo su trabajo será remunerado, pudiendo despreocuparse de los cambios de último momento o los inconvenientes que le quiten tiempo. El problema de esto es que, la mayoría de las personas, no son conscientes de la cantidad de trabajo y, por ende, tiempo que dedica un arquitecto a un proyecto. Este tipo de tarifa es, en realidad, muy justa, pero, a su vez, puede ser costosa.

Cuánto cobra un arquitecto por los servicios basado en una tarifa por hora puede variar mucho y depender, inclusive, de otros factores como la ubicación y el nivel de experiencia, por lo tanto, es muy difícil encontrar un valor común en la industria de la arquitectura, dependiendo en gran medida del grado académico, la experiencia y reputación. 

Tarifas fijas

Los honorarios o tarifas fijas son aquellas que se establecen mediante un contrato y para determinados servicios, en él se estipula un valor fijo y decidido bajo acuerdo.

Este tipo de estructuras suelen utilizarse especialmente en los proyectos arquitectónicos de menor escala, más pequeños o donde el alcance de los servicios es más reducido; esto se debe a que resulta mucho más sencillo poder definir y precisar la cantidad de trabajo y tiempo que dedicará el arquitecto al proyecto. 

Lo bueno de esta estructura es que, mientras los servicios se vayan ejecutando según lo acordado, la tarifa no va a variar. Si, por el contrario, el alcance del proyecto o el de los servicios se viera modificado por algún motivo, nuevamente tendrán que llegar a un acuerdo para el pago de los honorarios. 

En los proyectos donde se estipulan una tarifa fija por parte del arquitecto, lo ideal es que todas las partes involucradas enfoquen todos sus esfuerzos en desarrollar y culminar el proyecto sin demasiada tardanza, por lo tanto, lo mejor es que, antes de contratar a un arquitecto, ya no existan cabos sueltos y todos los detalles estén resueltos. 

Tarifas híbridas

Nos referimos a tarifas híbridas cuando hablamos de la combinación entre dos o más estructuras de tarifas u honorarios para determinar cuánto cobra un arquitecto. Más sencillamente, nos encontramos con las tarifas híbridas cuando se establece una estructura para alguna fase del proyecto, mientras que para otros servicios se establece otro tipo de estructura.

Para utilizar las tarifas híbridas, el arquitecto se encarga de hacer una estimación del tiempo que va a ocupar en completar ciertos servicios; por ejemplo, se puede aplicar una tarifa fija para ejecutar los servicios de diseños básicos, pues en ellos es más sencillo predecir la cantidad de tiempo que lo ocupe; mientras que la selección de material y otros servicios complementarios se pueden realizar aplicando una tarifa por hora, debido a que es difícil determinar un tiempo aproximado. 

El uso de las tarifas híbridas es muy popular entre los arquitectos, pues los beneficia en todos los sentidos, suponiendo muchas más flexibilidad y seguridad especialmente en aquellas etapas del proyecto donde es más difícil predecir los resultados y donde abundan las incógnitas.

¿Cuál es la mejor estructura de tarifas? 

Habiendo conocido un poco cuánto cobra un arquitecto por su trabajo, independientemente de si es por servicios completos o complementarios, es necesario mencionar que, aunque dos arquitectos trabajen bajo la misma estructura, los precios de sus servicios seguirán diferenciándose, ya sea por la experiencia, ubicación, especialización, tarifa de facturación, estilo de vida y reputación. 

Es muy frecuente que los honorarios de los servicios completos sean una combinación entre las distintas estructuras de tarifas; de esta manera también nos conseguimos con una división de los servicios en distintas fases del diseño: prediseño, diseño conceptual, desarrollo de diseño, documentos de construcción y supervisión de la obra. Cada una de estas fases podrían suponer una estructura distinta, por lo tanto, un precio distinto

Ningún tipo de estructura es mejor que otra, pues todas tienen sus ventajas, sus desafíos y técnicas distintas para el mejor desempeño, solo es necesario saber cuál se adaptaría más a tus necesidades y presupuesto durante el desarrollo del proyecto. 

Existen demasiadas variables como para que, siquiera, dos arquitectos compartan los mismos precios y mantengan la misma calidad. De nada te sirve obtener la mejor estructura, el mejor precio, pero los peores servicios. 

En conclusión, los Arquitectos Locales no podemos decirte con exactitud cuánto cobra un arquitecto ajeno a nosotros por sus servicios, mucho menos la razón por la cual decide cobrar bajo cierta estructura (pues cada uno se caracteriza por aspectos distintos), pero sí podemos asesorarte para conseguir un mejor ajuste a tu presupuesto, respetando y adaptándonos a tus exigencias y necesidades